Nueva campaña de la Delegación, ‘Amor sin machismo’, contra las relaciones tóxicas


Fernández Treviño: “Quienes pretenden hacernos creer que los celos, la sumisión, el control o la violencia forma parte de una relación de amor, faltan a la verdad”

Se ha trabajado con centros educativos, a través de unidades didácticas, para identificar los elementos de violencia en las relaciones

Los edificios de la Administración General del Estado y comercios de la ciudad lucen un distintivo contra el machismo

14-02-2019

La Unidad contra la Violencia de Género de la Delegación del Gobierno ha puesto en marcha la campaña ‘amor sin machismo’ para concienciar a la ciudadanía ante las “relaciones tóxicas” que pretenden hacerse pasar por amor.

La Delegada Sabrina Moh, que ha explicado que ésta es una acción más dentro de la campaña de 12 iniciativas mensuales que van a llevar a lo largo del año 2019 contra el machismo, ha explicado que se ha elegido el día de hoy -14 de febrero- para arrancar esta campaña por ser una jornada simbólica, dado que se conmemora San Valentín y ha recalcado que “el amor nunca es machismo”.

La responsable de la Unidad contra la Violencia de Género, Elena Fernández Treviño, por su parte, ha dejado claro que “quienes pretenden hacernos creer que los celos, la sumisión, el control, la violencia o cualquier tipo de agresión, forma parte de una relación de amor, faltan a la verdad”.

Por eso la campaña apuesta por “un amor en igualdad, un amor en simetría, un amor sano, que está muy lejos de ser un mal amor”, ha apuntado Fernández Treviño, que ha señalado que, aunque la situación está cambiando, en el cine, en la televisión y en la música, aún se ofrecen formas de amar que “lejos de ser igualitarias son lesivas o degradantes y que se presentan como atractivas”.

La campaña se ha realizado a través de unidades didácticas en los centros educativos de la ciudad, donde en las aulas de Primaria y Secundaria se ha trabajado sobre los mitos del amor romántico y en 5º y 6º de Primaria y Secundaria se ha centrado en los elementos de violencia que se producen en las relaciones más tempranas, principalmente entre adolescentes.

La campaña lleva como distintivo un corazón que hace las veces de señal de ‘prohibido’ bajo el lema ‘amor sin machismo’ -que ha sido diseñado por los alumnos de la Escuela de Arte-. Carteles con este anagrama se han colocado en todas las puertas de los edificios de la Administración General del Estado y en los escaparates de muchos comercios y tiendas de la ciudad.

“A raíz de la campaña de los ’20 poemas que no son de amor’, sabemos que colocar en las calles de la ciudad este tipo de imágenes genera debate entre la ciudadanía”, se ha congratulado la responsable de la Unidad Contra la Violencia de Género, al tiempo que ha defendido la necesidad de trabajar formas de amor sanas y no violentas.

Lectura de un manifiesto

Los alumnos de Primero de Bachillerato del centro ‘Miguel Fernández, Sheila Abdel-lah y Sebastián Moreira, han leído un manifiesto con el que han querido dejar claro que “amor y machismo son términos excluyentes”.

Por ello, más que llamarlo amor, ha señalado que deberíamos llamar “malamor a todo lo que nos hace sufrir o no nos hace sentirnos bien”. “El amor no duele. Así que es necesario cuestionar el ‘malamor’ y aprender que podemos enamorarnos eligiendo qué es mejor para nosotros, tal y como hacemos cuando elegimos las amistades”, han señalado.

“Las relaciones tóxicas se pueden dar desde bien temprano. La cifra cotidiana de la violencia de género en adolescentes nos habla de una situación alarmante que aún muchas chicas viven en sus relaciones afectivas y sexuales”, recoge el manifiesto, que apunta que “debemos estar atentas porque estos mitos son una trampa” y es que nuestra cultura “nos ofrece formas lesivas de amar que se presentan como atractivas”.

Unas relaciones lesivas que no se caracterizan por la igualdad, el respeto o la libertad, sino que muchas de ellas se centran en el control, la posesión y los celos como formas de “amor”, lo que repercute directamente en la existencia de la violencia, han señalado.

“Tenemos que revisar las relaciones de poder que nos construyen, porque podemos soñar que otras formas de amar son posibles. De hecho, lo son. Creemos firmemente que el amor, que comienza en la propia autoestima, solo puede darse en simetría e igualdad y que se construye cada día con cuidado, atención y comunicación”, han concluido.