Los requisitos para la importación de pescado a Melilla son los mismos que se aplican en todo el país


La documentación que se venía haciendo en papel, ahora se cumplimenta electrónicamente

La medida sólo perjudica a la venta ilegal ambulante de pescado porque evita que se pueda manipular el documento de importación

El trámite lo puede hacer personalmente el interesado de forma totalmente gratuita

21-02-2019

Banner del portal de transparencia

Los requisitos documentales que han entrado en vigor desde el pasado 15 de febrero para la importación de pescado a Melilla son los mismos que se exigen en todo el país, tal y como ha explicado ayer, la Directora del Área Funcional de Sanidad de la Delegación del Gobierno, María Jesús Gutiérrez, en una entrevista concedida al programa ‘Viento de Levante’ de Televisión Melilla.

Tal y como ha informado María Jesús Gutiérrez el cambio aplicado pasa por que el Documento Veterinario Común de Entrada (DVCE) se ha venido haciendo a mano, mientras que desde hace unos días se cumplimenta electrónicamente.

“La importación de fruta y verdura de Marruecos se hace así desde hace mucho tiempo”, ha recordado la responsable del Área Funcional de Sanidad, que ha explicado que en todo el país se está aplicando la tramitación electrónica, que conlleva la eliminación del papel y favorece la recepción y el control de la información por parte de la Administración.

“Es un requisito para todo el país que exigido por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, se pide este documento al pescado que entra de fuera de Europa en todos los puertos y aeropuertos y Melilla, como parte de España que es, debe cumplir con la legalidad”, ha señalado.

Un documento con el que se deja clara la trazabilidad de los productos, dado que, registra la lonja en la que se adquieren los productos, qué productos y qué cantidad se importan, en qué transporte (matrícula del vehículo) y a que establecimiento o pescadería van destinados.

Esta medida, además de dotar de más seguridad alimentaria al cliente, implica que, en caso de que se produzca una alerta alimentaria se pueda localizar fácilmente las cajas de pescado que hay que retirar del mercado.

El documento que hasta ahora se venía haciendo en papel, y que ahora hay que cumplimentarlo electrónicamente, impide que se pueda manipular, por lo que queda registrado el cómputo total de pescado que se importa y los destinatarios, por ello esta medida sólo perjudica a la venta ilegal ambulante de pescado, ha explicado la Directora del Área Funcional de Sanidad.

Trámite gratuito

Durante la entrevista televisa, María Jesús Gutiérrez ha explicado que la Administración Marroquí no tiene que hacer ningún trámite ni facilitar documento alguno.

“El importador sólo tiene que presentar una declaración jurada señalando en qué lonja o establecimiento ha comprado el pescado y rellenar el DVCE”, ha relatado. Unos documentos que el interesado puede rellenar personalmente, y que son totalmente gratuitos.

No obstante, en caso de gestionar todos los trámites a través de agentes de aduana, el incremento del coste irá en función del volumen de importación. Así, los que traigan grandes cantidades, les supondrá unos 10 céntimos de euro por kilogramo de pescado importado, mientras que los que traigan pequeñas cantidades de pescado les puede suponer entre 20 y 30 céntimos de euros por kilogramo.

“Al igual que sucede con la fruta y la verdura, ese pequeño incremento de coste se va repercutir en el precio final al consumidor, pero dudo que alguien que vaya a pagar 6, 50 euros por un kilo de pescadillas, se niegue a comprar el pescado porque le vayan a cobrar 6,70 euros”, ha señalado. De hecho, ha puesto de ejemplo las bolsas de plástico de los supermercados, que desde hace unos meses se cobra a los clientes.

Pero es más, varios agentes aduaneros se han ofrecido a los pescaderos a hacer el trámite de forma gratuita durante este mes, para facilitar la transición de los implicados al nuevo procedimiento.

Sin trabas en la frontera

María Jesús Gutiérrez ha informado que tras las reuniones mantenidas en la Delegación del Gobierno con los pescaderos, la inmensa mayoría de los mismos vieron con buenos ojos la nueva normativa. “A la primera reunión vinieron con cierta reticencia porque todos somos reacios a los cambios, pero cuando se les explicó, les pareció bien”, ha recordado.

En cualquier caso ha querido insistir en que las puertas de la Delegación del Gobierno están abiertas y que están disponibles para disipar cualquier duda y para facilitar información o ayuda.

De hecho, ha querido dejar claro que en el paso fronterizo no se ha puesto ninguna traba a la entrada de pescado proveniente de Marruecos. La realidad es que ni el lunes ni el martes ha llegado ningún transportista hasta el paso fronterizo queriendo meter pescado.  “Si no traen pescado por medidas de presión o intereses enfrentados entre algunos transportistas y pescaderos, es algo que desconozco, pero desde las 8:30 horas está la veterinaria en la frontera trabajando para que pueda entrar el pescado, como se ha hecho siempre”, ha subrayado.