Dos Policías Nacionales sofocan un incendio y evitan un suicidio en el Hospital Comarcal de Irun

30-08-2019

  • Mientras custodiaban un detenido ingresado, fueron requeridos por personal sanitario ante el incendio provocado por otro paciente en su habitación, que intentó suicidarse

En la tarde del pasado miércoles, 28 de agosto, dos agentes de la Policía Nacional de la Comisaría Local de Irun se encontraban de servicio en el Hospital Comarcal del Bidasoa, custodiando a un detenido ingresado y en situación de aislamiento por padecer enfermedad infecto-contagiosa, cuando fueron requeridos por personal sanitario como consecuencia del incendio provocado en otra habitación por un paciente que había bloqueado con la cama el acceso a la misma.

Tras asegurar el aislamiento del paciente al que custodiaban, se trasladaron hasta la habitación de la incidencia, comprobando junto a un miembro de la seguridad hospitalaria que efectivamente la puerta había sido bloqueada mediante la cama, que también había sido bloqueada con el freno del que dispone.

Tras hacer presión con un extintor y lograr una abertura de unos 25 centímetros en la puerta, pudieron comprobar que el paciente había incendiado el colchón, lo que generaba una gran humareda que impedía la visión, por lo que optaron por intentar apagar las llamas desde el exterior y a través de la abertura de la puerta, mediante otros extintores que iban suministrando los sanitarios.

Para extinguir por completo el incendio y comprobar la situación del paciente, uno de los Policías Nacionales decidió introducirse por el hueco, pero como consecuencia de la inhalación de humo y para evitar perder la conciencia se vio obligado a tumbarse en el suelo, manifestando que era imposible ubicar al paciente, razón por la que el otro Policía Nacional decidió acceder a la habitación por la ventana, a través de la habitación contigua.

Al situarse en la repisa, comprobó que el paciente de la habitación del incidente intentaba arrojarse al vacío, lo que logró impedir asiéndose a su cuerpo y a la ventana, hasta que pudo ser ayudado por el Policía Nacional que ya se encontraba en el interior y que había logrado retirar la cama, facilitando el acceso al personal hospitalario, que colaboraron en reintegrar a ambos al interior de la habitación.

Tras comprobar que no había riesgo para ninguna persona, la normalidad quedó restablecida con la llegada de los bomberos, el aseguramiento del paciente y la asistencia de los dos Policías Nacionales, ambos afectados por inhalación de humo y uno de ellos con dolor lumbar consecuencia del forcejeo en la cornisa.