Delegación del Gobierno y Junta de Extremadura abordan la situación del tráfico aéreo de Badajoz


• Las operaciones afectadas en 2019 por meteorología adversa (niebla) en el aeropuerto de Badajoz se redujeron un 43,75% respecto a 2018.

21-01-2020

Un instante de la reunión

La Delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, la Consejera de Movilidad y Transporte y Vivienda, Leire Iglesias y el director del aeropuerto de Badajoz, Alfonso Flores Pérez, mantuvieron hoy un encuentro en el que se ha analizado la situación del tráfico aéreo en el aeropuerto de Badajoz y las incidencias registradas en el mismo por la niebla.

En esta reunión se han repasado los datos de incidencias en la terminal extremeña, pero sobre todo se revisó la situación por la que en ocasiones algunos vuelos sufren retrasos o tienen que ser cancelados, siendo la meteorología la principal, única e inevitable causa de la mayoría en ellos.

Cabe explicar que el control aéreo del aeropuerto de Badajoz se lleva a cabo desde la base aérea militar abierta al tráfico civil y el diseño de las maniobras corresponde al Estado Mayor del Aire. Esta base está dotada de un sistema de ayudas a la navegación operativas que se pueden utilizar para el aterrizaje cuando la visibilidad es reducida. En este sentido, se aplican maniobras de aproximación que se basan en radio ayudas ILS CAT I (sistema de precisión o por instrumentos), VOR y DME.

El sistema utilizado es el habitual en el resto de aeropuertos de España situados en el Centro y Sur de la Península. Categorías superiores sólo están habilitadas en aeropuertos del Norte o con mucho tráfico aéreo como Madrid, Barcelona o A Coruña y supone que deben adaptarse las aeronaves, la tripulación y el control a un sistema mucho más complejo, a pesar de lo cual tampoco es infalible y de hecho se han producido retrasos por falta de visibilidad en el aeropuerto de origen. No estamos por tanto ante un problema local, puesto que todos los aeropuertos sufren regulación del tráfico aéreo a causa de inclemencias meteorológicas.

El sistema de aterrizaje utilizado en la Base de Talavera ha venido empleando dos maniobras de precisión, una de ellas para uso exclusivo militar. El pasado año AENA solicitó al Ejército del Aire la autorización para que se utilizara la aproximación de precisión también en vuelos civiles y se comenzó a aplicar en el mes de marzo. Desde entonces, se pueden realizar maniobras de aproximación a 61 metros verticales y 808 metros de alcance visual, lo que permite operar en condiciones más adversas y de visibilidad reducida y, por tanto, aminorar las incidencias que se han venido produciendo.

“Este aeropuerto tiene un sistema de ayudas a la navegación, un sistema antiniebla, que es el equivalente a cualquier otro aeropuerto que esté en estas latitudes en España, es un aeropuerto de categoría I, que es el necesario y suficiente para el transporte y las condiciones de meteorología que existen en la ciudad y aeropuerto de Badajoz, lo que ocurre en algunos momentos y días concretos no se pueden producir esos aterrizajes porque las condiciones meteorológicas son especialmente graves y ni aunque hubiese otra categoría de aeropuerto, que hay algunos aeropuertos que lo tienen, en el Norte de España o con mucho tráfico aéreo, se habrían evitado al cien por cien los  retrasos, que están siempre condicionados por la climatología”, declaró la delegada del Gobierno al respecto.

“Preocupación por esos días y esos pasajeros que a veces se quedan  desgraciadamente con esos retrasos, pero que en algunos casos van a ser inevitables tengamos el sistema que tengamos”, añadió.   

Reducción de incidencias

En la reunión se han analizado los datos facilitados por AENA, los cuales confirman la reducción de las incidencias causadas por la niebla en 2019, respecto a 2018.

En 2018 se vieron afectados 32 vuelos por la niebla. De ellos, 11 fueron desviados, 19 cancelados y 2 retrasados.  En 2019, y a pesar de que el sistema de ayuda comenzó a aplicarse en el mes de marzo, los vuelos afectados fueron 18, de los que 2 fueron desviados, 2 cancelados y 14 retrasados. Estos datos confirman una reducción en las incidencias del 43,75%, y suponen el 0,92% del total de las 1.819 operaciones realizadas en todo el año. En cuanto a los pasajeros afectados, en 2019 han sido 465, lo que representa el 0,64% del total de 72.774 pasajeros, que utilizaron este aeropuerto en 2019.

El de Badajoz es el aeropuerto de España que más ha visto incrementadas las cifras de pasajeros y tiene unos datos de puntualidad diez puntos por encima de la media de los aeropuertos españoles.

En la reunión también se ha valorado que el aeropuerto de Badajoz haya adoptado el criterio de optar por el retraso frente a las decisiones de desviación o cancelación que se venían aplicando en años anteriores al considerar que esta opción es menos lesiva para los pasajeros.

Las cifras de operaciones y pasajeros que se han alcanzado desde que entrara en vigor la Obligación de Servicio Público ha sido calificada de un éxito ya que ha permitido la conexión regular con Madrid y Barcelona y una mejora en los horarios además de operar durante el verano a las Islas, así como vuelos privados y chárter. Gracias a ello se van recuperando los datos de pasajeros y operaciones similares a los que había antes de la crisis.