La delegada del Gobierno destaca el nuevo escenario al que se enfrentará la Guardia Civil de Tráfico con las nuevas tecnologías y nuevos vehículos como protagonistas

20-12-2019

Escuela de Mérida

La delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, clausuró hoy en la Escuela de Tráfico de la Guardia Civil en Mérida los cursos de dirección motoristas, atestados, así como el curso de cooperación internacional en materia de tráfico y seguridad vial, en cuya intervención destacó el trabajo de los agentes como un ejemplo de “compromiso, lealtad, coraje, eficacia, profesionalidad y humanidad”.

Recordó en este sentido que este año se cumplen 60 años de la creación de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y 23 desde la puesta en funcionamiento de la Escuela de Mérida. Desde entonces, en 1996, son más de 33.000 los alumnos que han pasado por sus instalaciones, tanto guardias civiles, como de otros cuerpos de seguridad o especialistas relacionados con el tráfico.

Pero la delegada centró su discurso en la realidad tan cambiante a la que se enfrenta la sociedad actual “las transformaciones son extraordinarias y debemos estar preparado para ello”, declaró.

Recordó en este sentido, que la Dirección General de Tráfico ha emitido por ejemplo, una instrucción para saber actuar frente a vehículos de Movilidad Personal que están ocupando ya nuestras calles.

La incorporación de las nuevas tecnologías a la circulación de vehículos, dijo, “nos va a proporcionar nuevas medidas de seguridad innimaginables”.

Podemos pensar que dentro de poco tiempo, los vehículos podrán conectarse entre ellos y establecer protocolos de seguridad por ellos mismos. La progresiva eliminación de los combustibles fósiles y el crecimiento y mejora de los vehículos eléctricos van a modificar también los hábitos de conducción, explicó.

“En definitiva, una nueva realidad en la movilidad de las personas se está abriendo paso entre nosotros, con sus mejoras, pero también con sus riesgos y antes esa realidad, ante las incertidumbres que nos acechan, sabemos que podemos contar con vosotros, con ese espíritu vocacional que lleva vuestro espíritu y con el compromiso de que la Guardia Civil de Tráfico siempre estará a nuestro lado, velando por nuestra seguridad, garantizando el cumplimiento de las normas y pendientes de auxiliarnos cuando lo necesitemos”.

Para terminar puso en valor la ingente valor de los agentes de tráfico por su trabajo en las carreteras, las cuales se cobraron la vida de 205 personas en 1999 y veinte años después, explicó, en 2019, el número de víctimas mortales fue de 40, lo que supuso una reducción del 80 por ciento, pero sobre todo significa que se salvaron 165 vidas “y eso es lo importante”, concluyó.